lunes, 13 de septiembre de 2010

Lo encontré caminando solo
pero feliz como es él
entonces decidí llamarlo
¡Lucho! -grité.
sabiendo bien que su nombre era otro.
Pero él sonrío.
Publicar un comentario